sábado, 12 de marzo de 2016

       10 consejos para pintar con pastel.

        Con estos diez consejos pintar con pastel te resultará mucho más fácil… en la Academia de pintura Punto de Fuga, de Fuenlabrada se imparten clases de pintura al pastel.


  1. Para pintar con pastel , veamos primero en que consiste este procedimiento que no pertenece ni a los acuosos ni a los grasos, sino a los procedimientos secos.  Cada barra de pastel está compuesta por pigmento aglutinado con goma de tragacanto muy rebajada (3 gramos por cada litro de agua) cuya única finalidad es que el pigmento se mantenga compacto en forma de barrita.
  2. En el mercado podemos encontrar barritas blandas, semiduras y duras, según la cantidad de aglutinante que lleven, y esto es importante conocerlo para pintar con pastel.
  3. El blanco es la base de la mayor parte de las barras de pastel (de ahí viene la denominación “color pastel” que reciben aquellos colores que presentan un tono blanquecino).
  4. Para pintar con pastel debemos tener en cuenta que es un procedimiento entre dibujo y pintura en el que vamos a aplicar el pigmento directo sobre el soporte.
  5. Para pintar con pastel es necesario usar un papel algo granulado para que el color se adhiera bien a ala superficie rugosa. El papel Canson es perfecto para esto. Te recomiendo que lo uses de algún color que le vaya bien al modelo que vas a pintar.
  6. También puedes emplear otros soportes como el papel de lija fina de agua. Sobre éste al pintar con pastel conseguirás que el color quede mucho más luminoso y brillante.
  7.  Puedes trabajar también para pintar con pastel sobre un soporte preparado por ti, aplicándole una mano muy fina de engrudo de almidón; después ,mientras está fresco, se espolvorea con polvo de piedra pómez, que así quedará fijado al soporte obteniendo una superficie más adherente.
  8. Ten en cuenta que el pastel tiene poca capacidad de fijación y por ello se considera una de las técnicas más frágiles.
  9. Al pintar con pastel puedes hacerlo de varias formas, aplicando finas capas y fundiendo con el dedo, así conseguirás un efecto muy realista. También puedes pintar con pastel empleando rayados o tramados, de esta forma conseguirás un efecto mucho más expresivo.
  10. No olvides fijar tu trabajo una vez terminado. En el mercado tienes fijadores específicos para carbonilla y pastel. te recomiendo que sea de evaporación rápida a base de alcohol por ejemplo. Al pintar con pastel puedes realizar fijaciones intermedias, así conseguirás que se vaya pegando el pigmento poco a poco al papel.

Espero que con estos diez consejos pintar con pastel te resulte mucho más fácil.

domingo, 28 de febrero de 2016


Hasta el próximo día 15 de marzo de 2016, se puede visitar la exposición de nuestra compañera de Magenta Evangelina Esparza   “Grises anticuarios, mundo ceniciento” en el CEART de Fuenlabrada.

Tengo el honor de haber seguido la trayectoria de Evangelina en los últimos años, pues allá por 2005 se apunto a las clases de arte que yo imparto en la Academia de Pintura Punto de Fuga, de Fuenlabrada, teniendo gratos recuerdos de esa época como alumna, siempre deseosa  de aprender;  más tarde formo parte del equipo de la academia, siendo una excelente compañera, hasta que realizando la carrera de Bellas Artes, tuvo que dejar la academia para dedicarse de lleno a los estudios de arte.

Siempre he opinado que la formación de un pintor debe ser lo más completa posible y que los conocimientos técnicos nunca sobran, en Evangelina, se puede observar que esta máxima se cumple, pues encontramos obras concebidas  desde un punto de vista figurativo, donde se demuestra el conocimiento técnico, pero con un aporte de arte que es capaz de ocultar la técnica, dando un sentido plástico a su trabajo, a parte del sentido humano, elemento siempre presente en sus temas, elegidos dentro de su entorno y de alguna manera lo que podríamos llamar, lo cotidiano, sus modelos son parte suya o los hace parte suya, se nota en el tratamiento del color en la sutiliza y en el cariño que se aprecia hacia ellos.
Pero Evangelina no se ha quedado solo en lo que hoy se considera “pintura de caballete” su sensibilidad y creatividad la ha llevado a investigar nuevos caminos, y nuevas formas de expresarse, bien al descontextualizar los objetos, o con sus trabajos de transfer o cianotipia, en definitiva, tiene la capacidad para convertir en arte todo aquello que tocan en sus manos.

Como una imagen vale más que mil palabras, no os perdáis esta excelente exposición de nuestra compañera.


Evaristo Palacios

sábado, 27 de febrero de 2016

Actualidad

21/01/2016

Talleres de pintura para niños: ¿qué aprenden?



Talleres de pintura para niños: ¿qué aprenden?

Algunas familias tienen demasiado respeto al arte y no lo asocian con los niños, les parece pronto para un curso de pintura en Fuenlabrada y de cómic, por ejemplo. Es porque no saben que en realidad todos los niños son artistas, y que, incluso sin motivarles demasiado, todos tienen la creatividad a flor de piel, mucho más que la media de los adultos.
Lo que aprendemos sobre todo con los niños que empiezan es el atrevimiento, estar relajados para dejar fluir lo que llevan dentro y divertirse descubriéndolo. Creemos que lo más importante de pintar, grabar, modelar… es el placer que el propio artista obtiene. Y en eso, investigar buscando su placer, son realmente buenos.
En los talleres infantiles de cómic y en el curso de pintura en Fuenlabrada que preparamos periódicamente para ellos, aprenden técnicas que les atraen especialmente. Una de ellas es el grabado, pueden estampar utilizando materiales cotidianos, accesibles para ellos. Aprenden a sacarles el máximo partido y a conseguir objetivos que al principio parecían muy lejanos.
El marmoleado, o suminagashi (“tinta negra que flota” en japonés) es otra técnica que gusta especialmente a los niños porque deja actuar al azar y tiene, como el grabado, varios pasos distintos que requieren habilidades distintas. Se deja flotar tinta, no sólo negra sino también de colores, en cubetas o bandejas con agua y con dos pinceles, uno con tinta y otro para dispersarla, se van echando aplicando gotas que forman círculos concéntricos, como hace de forma natural el mármol. Podemos ayudar al movimiento con aire, soplando o con abanicos, por ejemplo.
Al mojar el papel en la imagen, ésta pasará al papel.
Si quieres que tu hijo encuentre su lenguaje y desarrolle su creatividad, le esperamos la Academia de Pintura Punto de Fuga.

Actualidad

17/02/2016

El secreto del sfumato


El secreto del sfumato

En nuestra academia de dibujo y pintura en Fuenlabrada bebemos de las fuentes clásicas de la pintura y te transmitimos sus enseñanzas amoldándonos a lo que puedes dar según tu nivel, para que éste cada vez sea mejor.
Una de las técnicas que más nos interesan y que casi todos los pintores utilizan en mayor o menor medida cuando pintan algo figurativo es la conocida como esfumado o sfumato, cuyo ejemplo más conocido e impactante en su época es La Gioconda, de Leonardo da Vinci.
El esfumado consiste en difuminar las líneas al borde de las figuras, creando una impresión visual muy similar a la que experimentamos en la realidad cuando miramos un objeto lejano, o uno cercano pero a través de una atmósfera que lo matiza levemente: aire con partículas de polvo, o un ligero humo.
Es de esta última palabra, humo, de donde viene la expresión italiana sfumato, con la que el propio Leonardo bautizó su hallazgo. En el Renacimiento fue un auténtico avance, y aún es útil a nuestros alumnos en nuestra academia de dibujo y pintura en Fuenlabrada para crear impresión de profundidad, antigüedad y realismo.
Fue un gran mérito de Leonardo y de los pintores que le siguieron darse cuenta de que la realidad nunca nos muestra líneas claras y totalmente distintas. El mundo para nuestros ojos está difuminado, ya que el aire no es invisible. Además de las líneas, el sfumato afecta a los colores: si oscurecemos más las partes más al fondo la sensación de profundidad es mucho mejor.
Para experimentarlo tú mismo, ven a Academia de Pintura Punto de Fuga y encuentra al artista que llevas dentro.

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Consejos para mirar un cuadro

Consejos para mirar un cuadro
Cada vez son más personas que se interesan por el arte. Sin duda, si tienes verdadera curiosidad un curso de pintura en Fuenlabrada como el que impartimos en nuestra academia puede ser una gran idea. En ocasiones nos encontramos con personas que no tienen apenas conocimiento de arte. Nunca es tarde para aprender. Y una forma de hacerlo es con la ayuda de profesionales. Esta nueva entrada puede ser un primer paso, por eso te vamos a explicar cómo debes mirar un cuadro.
El tema del cuadro es importante, aunque puede no ser lo principal. Es posible encontrar temáticas similares pero tratadas de maneras completamente distintas.
La composición es fundamental para atraer la mirada del espectador, que resulte agradable a la vista.
El dibujo es la base de cualquier cuadro y es lo que los artistas aprenden en primer lugar. Eso no quiere decir que sea perfecto, ya que debe estar en función del color, etc.
El color es otro de los aspectos importantes de cualquier composición, ya que tiene un peso muy grande en el significado del cuadro y en la percepción que tiene la persona que lo está viendo.
La técnica es otro de los aspectos a tener en cuenta y que mostrarán la maestría del artista.
Por último, el estilo te dará pistas a la hora de observar y juzgar un cuadro, ya que en función del estilo se debe observar con unos ojos determinados.
Si te interesa el mundo del arte y quieres probar tus capacidades no dudes en acercarte a nuestro centro. Un curso de pintura en Fuenlabradapuede hacer que descubras una nueva afición y una habilidad oculta.

Además, en la Academia de Pintura Punto de Fuga puedes disfrutar de obras de calidad que exponemos en nuestra galería de arte. 

¿Qué es el punto de fuga y por qué nos llamamos así?

¿Qué es el punto de fuga y por qué nos llamamos así?
Si quieres recibir un curso de dibujo en Fuenlabrada, seguro que te apasiona la perspectiva y cómo lograrla. Uno de los motivos por los que instintivamente admiramos el arte es la imitación de la realidad. No te apasionarías con un dibujo si no fueras sensible a un paisaje hermoso o a un edificio impresionante. Y para provocar esa misma sensación de estar ante algo real, una de las principales armas que tienes como dibujante es la perspectiva.
Seguramente el paso más grande en la consecución de la perspectiva es el descubrimiento de la tridimensionalidad durante el renacimiento italiano. Se trata de la perspectiva cónica, en la que las líneas paralelas de un objeto convergen hacia un punto que llamamos punto de fuga. Dicho de otra forma, el punto más lejano en el horizonte, el punto donde dejamos de distinguir nada, pero sin cuya referencia el resto del dibujo no funcionaría. Y una buena metáfora de ese lugar inalcanzable al que, de todas formas, nuestro arte intenta llegar. Esa habilidad perfecta que nuestros alumnos ven lejos, y más lejos cuanto más avanzan, según se convierten en mejores dibujantes o pintores.
En cada curso de pintura en Fuenlabrada, nosotros te ayudamos a alimentar esa ambición, llegando cada vez más cerca de ese punto imaginario. Lo que pintes parecerá más real que nunca, con técnicas tan sencillas como dibujar más pequeños los objetos que están lejos o tan complicadas como tu talento y nuestra ayuda puedan conseguir.

Si te emocionan las imágenes y quieres llegar a tener tu propio estilo al plasmarlas, en Academia de Pintura Punto de Fuga ponemos nuestro amor por el dibujo a tu disposición.

Evaristo Palacios, Pintor

“La pintura de Evaristo Palacios (Torrecillas de la Tiesa, Cáceres, 1956) recoge la luz de y el color del entorno con gran delicadeza, descubriendo en los más variados rincones la belleza de lo cotidiano. De esta manera, canales, aguas recogidas, tejados, viejas callejuelas y herrumbrosas casas, se convierten en el punto de arranque de una reflexión plástica que no se fija en el dato visible para copiarlo, sino para reinterpretarlo según una personal escala de valores tonales.
Sus paisajes no recogen el perfil duro de las formas ni la uniformidad de sus colores. Al contrario, intentan reflejar la sutil neblina que las envuelve en el complejo momento del cambio, donde la luz vira hacia otros modos y los colores se desintegran en un complejo abanico de tonalidades. Y todo ello lo consigue el artista cacereño con una ejemplar utilización de ocres, azules y blancos, sabiamente elaborados y dispuestos sobre el lienzo.
Este modo que venimos describiendo otorga a la pintura una poderosa sugerencia o capacidad evocadora, cargada de silencios nunca rotos por la presencia humana. Podría decirse que el autor limpia la mirada de todo elemento anecdótico y se centra en la esencia del paisaje que, como tamizado por la experiencia fugaz del recuerdo, se revela con la presencia de lo verídico. Pues si bien la pincelada descompone en ocasiones determinados aspectos
de la composición, siempre permanece inmutable la estructura sintética de lo observado.”

Carlos Delgado - El Punto de Las Artes - Nº 797 septiembre, 2005